martes, 20 de enero de 2015

Hoy es siempre todavía: visita de Isabel Escudero


Pues ya es recuerdo vivo (que no historia) la visita que nos hizo el viernes pasado Isabel Escudero, junto a Quesia Bernabé y Virginia López Graña. Fue entre la una y las dos y media en el Aula de Usos Múltiples, y asistieron nuestros alumnos de Bachillerato (muchos de 1º y algunos de 2º), no pocos profesores y algunas gentes más de nuestra noble villa.

Isabel Escudero comenzó recordándonos la condición singular del lenguaje, una de las pocas cosas que a cualquiera se le regala, y que tan útil nos es para dibujar el mundo —pero también para desdibujar sus límites, mediante los juegos de ingenio a los que se presta, para evitar que vayamos a caer en el error de creernos que sabemos dónde empieza o acaba nada.

Escuchamos después una muestra de los cantares breves que sabe Isabel hilvanar con maestría,  prolongando en nuestros días la tradición de la poesía anónima tradicional y de los poetas cultos que, enamorados de ella, la han recreado en nuestros días, como los hermanos Machado.

Quesia y Virginia fueron alternándose en la ilustración musical de los distintos tipos de poesía que ha cultivado y rescatado Isabel. Entre los cuales destacamos y traemos aquí ahora este romance, que cantó (¡y cómo!) Quesia:


Amor a muerte

En el campo del Amor
peleaban lucha a muerte
la dama con su señor.
Ella lleva el puñalito
de los celos picaflor
untado con el veneno
del masculino terror.
Él va blandiendo la espada
de recta separación
cargada de fuerza y ley,
como es propio del Señor.
Peleando a muerte están
por esos campos de Dios:
ninguno de los dos vence,
que han perdido los dos.
Por el suelo malherido,
el imposible amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada