martes, 6 de diciembre de 2016

La caja de Pandora: Me visitan los marcianos (Aker)


Con esta entrada, la primera de este curso, inauguramos un nuevo ciclo en el blog. Con el nombre de La caja de Pandora (en homenaje a la heroína de los libros de Senda, con los que muchos aprendimos literatura), iremos escuchando cada semana poemas a los que alguien prestará su voz.

Iniciamos la serie con un poema de Antonio Hernández Marín, Aker, un gran poeta que murió, sin embargo, inédito (como en su día Garcilaso de la Vega), y que fue además de poeta egiptólogo y otras muchas cosas. Una de estas facetas, la de amante de la astronomía, se aprecia en esta décima, que pertenece a un libro que tal vez vea la luz más temprano que pronto, el Pequeño Libro de Planetas y Banquetes.

Lo lee Daniel Martín, que fue amigo entrañable de Aker y lo es también de quien escribe estas líneas. Y quedará desde ahora colgado en la corchera que hay frente a la Biblioteca, para inaugurar esta Caja de Pandora dedicada a la poesía viva.

video

El texto del poema dice así:

Me visitan los marcianos
como bandejas que flotan,
como tartas que rebotan
entre dos planetas planos. 
Reverdecen los veranos
sus menudas intenciones,
antenas y posiciones
de hormiga maleducada.
Me los como en ensalada.
Me devoran las visiones.

viernes, 17 de junio de 2016

Club de Lectura


Seas alumno o profesor, a menudo topas con una evidencia: que es muy difícil encontrar un hueco significativo dentro del temario de la materia de literatura para tratar en clase el tipo de libros que más te gustan. Si estos tienen que ver con la literatura fantástica, la ciencia ficción o el folklore, puedes considerarte afortunado si de vez en cuando aparece alguna mención a estos géneros y áreas en los libros de texto o las explicaciones del profesor.

La experiencia del Club de Lectura, que va por su segundo curso en nuestro instituto, se dirige a aportar a los que amamos la lectura ese plus que tantro echamos de menos: poder hablar un rato de las hadas, de los diversos tipos del manga o leer versiones chinas y marroquíes de Cenicienta, por ejemplo, son algunos de los placeres que hemos podido disfrutar lo largo de este curso, en que la actividad del Club se ha basado en tres cuentos de hadas muy conocidos, Rapunzel, La Bella Durmiente y la Cenicienta, explorando los ecos de estas historias en el cine, el comic y otras artes,  rastreando también sus fuentes y disfrutando de las versiones variopintas que de ellas nos ofrecen las diversas culturas del mundo.

Lucía y Elena, dos participantes acérrimas del Club, nos dan su visión del mismo en este poema. Desde aquí, los dos profesores que nos hemos encargado de coordinar el Club, Carolina y Alejandro, os damos las gracias a todos los que habéis participado, con tanto tesón como Lucía y Elena o más ocasionalmente.  Ha sido un placer y un honor —¡y seguiremos con ello!