viernes, 5 de febrero de 2016

Para la paz (en este instante)






En este instante
hay alguien rezando a Dios
sobre una alfombra, sobre la arena
pidiendo fuerzas
para matarnos
con su cuerpo, sus prótesis, sus bombas,
pidiéndole a Dios que le libere
de la incómoda certeza
de que un hombre se mata cuando mata,
de que somos iguales a él
en cuerpo, en sufrimiento, en gracia aérea
y que No matarás
sigue siendo el mandato. Que matarnos
es la peor manera de buscarnos
y que es hora de amar en el reloj
que bate en nuestro pecho —y en el suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada