sábado, 6 de febrero de 2016

Soñando que despiertas




 Duerme la Bella Durmiente
y su deseo despierta:
vuela insumiso y alerta
mientras su señora, yerta,
permanece como muerta
en mitad de la semana.
Como una roja manzana,
sus labios sueñan el beso
que un día dejarán preso
como el viento en la ventana,
como el príncipe en la rana,
como el sol en el crisol.
Dormir, soñar... ¿eso es todo?
—y twittearlo, quizás.
Rodar como rueda el rol
y amodorrarse de modo
que tarde una tarde más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada