miércoles, 19 de marzo de 2014

Mujeres memorables: Rosalind Franklin


Rosalind Elsie Franklin (biofísica y cristalógrafa inglesa del siglo XX; hizo posible la observación de la estructura del ADN)

Rosalind Franklin,  autora de la Fotografía 51 en la que obtenía una imagen del ADN mediante técnicas de rayos X, será recordada por la comunidad científica como figura clave para la ciencia del siglo XX. Gracias a esta conocida imagen, las investigaciones de Watson, Crick y Wilkins se hicieron  en 1962 con el premio Nobel por el descubrimiento del ADN. Precisamente, Wilkins reconocería la labor de Rosalind Franklin a sus investigaciones justo 4 años después de la muerte de la científica inglesa.

Probablemente, Rosalind Franklin habría logrado llegar a las mismas conclusiones tan sólo unos meses más tarde, pero ella nunca supo que una filtración de su trabajo había contribuido a desvelar el secreto de la vida.
Rosalind Franklin murió en 1958 a los 37 años de un cáncer de ovario que pudo ser consecuencia de su trabajo con los rayos X. Cuatro años más tarde, en 1962, Watson, Crick y Wilkins se repartieron el Premio Nobel que para muchos mereció Rosalind Franklin. Sin embargo, el premio de la Academia sueca nunca se entrega a título póstumo ni puede compartirse entre más de tres personas.

Rosalind Franklin  nació en Londres el 25 de julio de 1920, la segunda de cinco hijos en una familia judía acomodada e influyente. Rosalind Franklin siempre había demostrado una aptitud temprana para las matemáticas y la ciencia y un don para los idiomas. Después de escuchar a Einstein en una de sus conferencias, decide graduarse en Químicas por la Universidad de Cambridge. Al principio su padre desaprueba la idea, pero consigue graduarse en la universidad de de Cambridge  en 1941. Hizo estudios fundamentales de microestructuras del carbón y del grafito y este trabajo fue la base de su doctorado en Química Física en 1945.
Desde 1947 a 1950 trabajó en el Laboratorio de Servicios Químicos de L´Etat en París donde aprendió a trabajar la difracción de rayos X, lo que ayudó en gran medida a su descubrimiento.
En 1951 regresa a Inglaterra  a trabajar como investigadora asociada en el King College de Londres, en la Unidad de Biofísica. Mediante el estudio de la estructura del ADN por difracción de rayos X, Franklin y su estudiante Raymond Gosling hicieron un descubrimiento asombroso: se tomaron fotografías de ADN y se descubrió que había dos formas de la misma, una forma seca "A" y una forma húmeda "B". Una de sus imágenes de rayos X de difracción de la forma "B" del ADN, conocido como la fotografía 51, se hizo famosa como prueba fundamental en la identificación de la estructura del ADN. La foto se consiguió mediante 100 horas de exposición a los rayos X de un equipo que Franklin misma había refinado.


A pesar de su prudente y diligente ética de trabajo, siendo mujer, científica y judía, tuvo que soportar el desprecio de otros científicos y ver cómo su trabajo resultaba discriminado. Su misógino compañero Maurice Wilkins fue capaz de tacharla de «conflictiva» y «poco femenina», pero no dudó un momento en robarle su trabajo, sobre el cual orientó y logró armar un informe con la información genética y los resultados de Rosalind. En enero de 1953, Wilkins cambió el curso de la historia del ADN  al mostrar sin permiso o conocimiento de ella una de las fotografías cristalográficas de Franklin de la molécula de ADN al científico James Watson, que estaba trabajando en su propio modelo de ADN con Francis Crick en Cambridge. Cuando Watson vio la foto, la solución llegó a ser evidente para él y los resultados fueron publicados en un artículo en Nature casi inmediatamente. Incluyeron una nota reconociendo que "fueron estimulados por un conocimiento general" de Franklin y la contribución inédita de Wilkins, cuando en realidad, gran parte de su trabajo tenía sus raíces en la fotografía y los hallazgos de Franklin. Aunque se publicaron dos artículos de Wilkins y de Franklin en la misma edición de Nature, la presentación daba a entender erradamente que los artículos de Rosalind venían a apoyar las tesis de Crick y Watson. Posteriormente, Crick admitió que Franklin estaba a dos pasos de dar con la estructura correcta en la primavera de 1953.
En 1953, Franklin  se trasladó a Birkbeck College, donde estudió la estructura del virus del mosaico del tabaco y la estructura del ARN. Publicó 17 trabajos sobre los virus, y su grupo sentó las bases de la virología estructural.
En el otoño de 1956, Franklin descubrió que tenía cáncer de ovario. Ella continuó trabajando durante los dos años siguientes, a pesar de tener tres operaciones y quimioterapia experimental. Trabajó hasta varias semanas antes de su muerte el 16 de abril de 1958, a la edad de 37 años.

Luisa Rodríguez Labrador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada