miércoles, 21 de mayo de 2014

Mujeres memorables: Amalie Emmy Noether (Vicente González Sánchez)


Amalie Emmy Noether fue una matemática alemana de origen judío que realizó sus investigaciones en las primeras décadas del siglo XX.

En su época su genialidad fue ampliamente reconocida por la comunidad matemática. Los grandes matemáticos y científicos de su tiempo como Hilbert, Weyl, Einstein… alabaron su talento, y sobre ella Jean Diudoné dijo que era “la mejor matemática de su tiempo, y uno de los mejores matemáticos (hombre o mujer) del siglo XX”. A pesar de ello, la vida profesional de Emmy estuvo marcada negativamente por su condición de mujer.

Amalie Emmy Noether nació en Erlangen (Baviera, Alemania) el 23 de marzo de 1882. Su padre fue el matemático Max Noether, lo cual influirá en la decisión futura de Emmy de estudiar matemáticas. Emmy hasta los 15 años asistió al Höhere Töcheter Schule de Erlangen, donde estudió alemán, inglés, francés, aritmética y danza. No destacó académicamente, aunque era conocida por ser inteligente y amable. A Emmy la enseñaron a cocinar y limpiar, como se acostumbraba con las jóvenes de su época. Después de esta formación básica estudió francés e inglés, para ser profesora de idiomas y en 1900 superó las pruebas que la calificaban para poder enseñar idiomas en cualquier institución educativa femenina. Después de obtener este título, el ambiente matemático en el que se desarrollaba su vida, entre su padre y los amigos de este, orientó sus estudios hacia las matemáticas.

Decidió continuar sus estudios en la Universidad de Erlangen-Núremberg, pero dos años antes el Senado de la Universidad de Erlangen había declarado que la admisión de mujeres estudiantes “destrozaría todo orden académico”; sin embargo, se les autorizaba a asistir a clase con un permiso especial, que no les daba derecho a examinarse. Emmy fue la única alumna entre 984 estudiantes. En 1903 marchó a la Universidad de Göttingen, donde asistió a cursos impartidos por Hilbert, Klein y Minkowski, y en 1904 regresó a Erlangen, donde habían cambiado los estatutos de la Universidad y pudo proseguir sus estudios de doctorado, que realizó bajo la tutela de Paul Gordan. En 1907 obtuvo el grado de doctora “cum laude” con la tesis titulada: Sobre los sistemas completos de invariantes para las formas bicuadráticas ternarias, que fue publicada en 1908.

La fama de Emmy creció rápidamente así como sus publicaciones. En 1908 es elegida miembro del Círculo Matemático de Palermo, y en 1909 se incorporó al Mathematiker Vereinigung de Alemania. Ese mismo año es invitada a dar conferencias en Salzburgo y en 1913 en Viena. A pesar de este reconocimiento público, su trabajo en la Universidad de Erlangen consistía únicamente en ayudar a su padre: lo sustituía cuando estaba enfermo y continuaba con sus investigaciones pero sin percibir salario alguno.

En 1915 fue invitada por David Hilbert y Félix Klein a trabajar con ellos en la universidad de Göttingen, que en aquella época era el principal centro matemático de Alemania y probablemente de Europa. Este periodo de la vida de Emmy Noether estuvo marcado por una intensa producción científica, que determinó su aportación a las matemáticas y a la física. Una vez más, su condición de mujer determinó su situación, ya que el reglamento vigente de la Universidad de Göttingen indicaba explícitamente que los candidatos debían ser hombres, por lo que Emmy no pudo presentarse a las oposiciones como profesora universitaria. Hilbert, uno de los mejores matemáticos de todos los tiempos, quiso corregir esa injusticia, pero sus esfuerzos no tuvieron éxito. Hilbert y Emmy Noether encontraron un sistema para que ella pudiera impartir clases: las clases se anunciaban bajo el nombre de Hilbert y ella figuraba como ayudante. De esta manera pudo probar su competencia y ser mejor conocida.

Finalizada la Primera Guerra Mundial, Alemania pasó a ser una republica y por primera vez las mujeres tuvieron derecho a voto y fue derogado el anterior reglamento de oposiciones. En 1919, Emmy presentó como tesis de habilitación su trabajo Invariante Variationsprobleme junto con doce artículos ya publicados y dos manuscritos adicionales. En 1922 fue nombrada «profesor extraordinario y no oficial». No tenia derecho a sueldo, pero pudo obtener pequeñas retribuciones por su grado de experta en álgebra. En 1932 recibió junto con Artin el Alfred Ackermann-Teubner Memorial, premio para el Avance del Conocimiento Matemático. A pesar del reconocimiento obtenido por este éxito, los cambios políticos y la llegada de Hitler al poder le obligaron a abandonar Alemania. Primero pensó en marchar a Rusia y se puso en contacto con su amigo Alexandroff, pero pasó demasiado tiempo antes de que le contestaran ofreciéndole un puesto. En abril de 1933 se le retiró su derecho a ejercer como profesora por ser judía, lo cual la empujó al exilio. A finales de ese año se marchó a Estados Unidos como profesora invitada en una universidad femenina. En febrero de 1934 comenzó a trabajar en Princeton, en el Instituto de Estudios Avanzados, donde también se encontraba Albert Einstein.

En abril de 1935 los médicos le descubrieron un tumor pélvico. La operación, en principio no demasiada seria, se complicó. Emmy Noether falleció cuando tenía 53 años y estaba en el apogeo de su fuerza creadora. En los meses que siguieron, comenzaron a aparecer homenajes por escrito por todo el mundo: al de Albert Einstein se unió los de van der Waerden, Weyl y Pavel Alexandrov. Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas enterradas en el claustro de la biblioteca M. Carey Thomas Library en Bryn Mawr.

Vicente González Sánchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada